Entorno

VINAROZ, LA MECA DEL LANGOSTINO Y ANCHOAS GRAN RESERVA

Vinaròs es una ciudad de casi 22.000 habitantes, centro comercial y administrativo de la comarca del Baix Maestrat, ciudad cosmopolita y abierta, con todas las instalaciones, administrativas, sanitarias, económicas, culturales y deportivas, adecuadas para hacer la vida agradable y cómoda a sus ciudadanos y visitantes.

Como ciudad mediterránea, goza de un clima espléndido que permite disfrutar de la vida al aire libre, celebrándose, durante todo el año, todo tipo de festividades, que tienen la calla como su mejor escenario.

 

Entre todos los productos autóctonos cabe destacar, el langostino, como el mejor símbolo de esta ciudad, conocido por todos su lema de  "Vinaròs, Terra del Llagostí".

 

Vinaroz se encuentra en la costa mediterránea al sur de la desembocadura del Río Senia. Es el municipio costero más septentrional de la Comunidad Valenciana.

Se accede a esta localidad desde Castellón o Tarragona tomando la AP-7 o la N-340.

El término municipal de Vinaroz limita con las localidades de San Jorge, Cálig, Benicarló (todas ellas de la provincia de Castellón), Alcanar y Ulldecona (ambas de la provincia de Tarragona).

 

Un recorrido por su interior blanco y empedrado hacia la costa, nos dará una idea de los contrastes que ofrece esta tierra. Por un lado, calas salvajes para relajarse en una naturaleza tranquila. Por otro, una tradición marinera bañada de viejas costumbres con una guinda, sus langostinos, las delicias de la mar. No se puede pedir más en este entrañable rincón del mediterráneo.

 

Y es que Vinaroz es famoso por estos supremos manjares que ofrece Poseidón. Enclavada en una extensa llanura a orillas del Mediterráneo, es la primera ciudad al norte de la provincia de Castellón que la Comunidad Valenciana presenta desde una imagen de sencillez y ternura. Con 23.000 habitantes, muestra en una ruta interior, de norte a sur y por su litoral, un cúmulo de esencias que el visitante descubre poco a poco embelesándose, sin darse cuenta, por la magia del entorno.

 

Partiendo del casco antiguo, el armónico ambiente envuelve por el cobijo que ofrecen sus calles y rincones más antiguos. El tiempo se pierde entre las blanquecinas grietas de las paredes más añejas de alguna casona más noble.
Predomina una estética tradicional con empedrado en callejas y plazas llenas de pintorescas edificaciones bañadas en cal blanca, donde no falta el "azulete" recubre ventanas, propio de algunas tierras valencianas. (Dicen las viejas creencias que así el diablo no entraría en las casas, al estar los marcos de las ventanas pintados de azul).

 

Historia

Son inciertos los orígenes de la ciudad de Vinaroz. En el término existió un poblado ibérico en El Puig.

Existió una alquería a orillas del mar, conocida en el siglo XIII como de los "Beni-Al-Arus". Mencionada esta alquería, en la Carta Puebla (29 septiembre de1241), que se convirtió en un poblado cristiano tras la conquista de Peñíscola por el rey Jaime I, en 1233, recibiendo el nombre de Bynalaroç. En la Edad Media dependía del castillo de Peñíscola, al igual que la vecina Benicarló, hasta que se independizó y comenzó un crecimiento que la convirtió en la principal capital del norte de la Comunidad Valenciana. En el siglo XVI conoció el movimiento de las Germanías, tomando parte a favor de la Corona, lo que le valió, en 1540, el título de villa. Tenía un puerto de los más importantes del Mediterráneo, con unas grandes atarazanas, donde se construían grandes navíos. Por este puerto se embarcaron gran parte de los más de 15.000 moriscos expulsados del Reino en 1609.

Durante siglos, Vinaroz sufrió los ataques de los piratas berberiscos y, por ello, como en toda la costa valenciana, se encuentran torres de vigilancia y atalayas, con la función de avisar a la población en caso de peligro: es el caso de la denominada popularmente "torreta dels moros", que está actualmente en ruinas.

En el siglo XIX contaba con una milicia local para la defensa de la ciudad y se construyó una muralla que la circundaba. Con el apoyo que se prestó al trono durante las guerras carlistas, la reina Isabel II, le concedió en 1862 el título de "Muy Noble y Leal Villa". Y en 1881 recibió del monarca Alfonso XII el título de ciudad.

El 15 de abril de 1938, durante la Guerra Civil Española, Vinaroz fue el primer pueblo de la costa levantina en ser conquistado por las tropas franquistas tras la derrota republicana en la Batalla de Teruel. Por ello resultó fundamental su papel, ya que a partir de entonces se dividió la zona republicana en dos: una formada por la zona centro, buena parte de La Mancha, Andalucía oriental y el Levante y otra formada por la práctica totalidad de Cataluña, salvo la cuenca del Segre.

 

De Arte y mercadillos
Durante el paseíllo, pululando por los recovecos más singulares, se encuentran monumentos interesantes como la Iglesia Arciprestal de Nuestra Señora de la Asunción, de arquitectura gótico-renacentista y fachada barroca declarada monumento histórico-artístico desde 1978.Unos metros más adelante, en la Plaza de San Agustín y con porte más austero, se divisa el antiguo Mercado Municipal del año 1928. Callejeando, un oriundo nos pone al día: "no hay que perderse el mercadillo típico de los jueves, "El Dijous", está ubicado en el paseo marítimo, y está lleno de curiosidades". La simpatía de las gentes hacia el visitante es otro rasgo añadido. Te acogen con cariño.

 

Por la meca del langostino, y anchoas "Gran Reserva" La visita al puerto pesquero por el litoral, recoge todo el ambiente de los lobos de mar. Es divertido infiltrarse en la cultura de los pescadores, cuando cada tarde hacia las 16.30 horas, vienen con las redes cargadas, en una gran variedad de pescados y marisco para su venta en la lonja.(Puedes ver allí mismo cómo subastan las piezas, es interesante).
Este es un atractivo más de la tierra mediterránea. Un retazo que recoge otras formas de vida del sabor de esta parte de España. Por cierto, acércate a ver cómo se preparan las anchoas y sigue todo el proceso en salazón. Es algo único y educativo. De cómo el boquerón se convierte en anchoa. Todos los secretos están en la fábrica Conservas el Menú y te pondrás al día en estas faenas.¿Sabías que a las anchoas les pasa igual que a los vinos, que cuanto más añejas, mejor son? Pues sí, para una anchoa "Gran Reserva" necesita estar en salazón al menos dos años. Para ser "Reserva", bastaría tan sólo un año.

 

Naturaleza

A 6 km.de la ciudad, bajo los restos del poblado Ibérico del Puig (que data de la segunda mitad del siglo VII y I. a.C), en lo alto de la montaña y a 150 m. sobre el nivel del mar, comienza el senderismo. (Se accede a él por la carretera que conduce al ermitorio y desde allí, por el camino del Vía Crucis hasta la gran cruz). Por esta verde ladera, la silueta agreste está marcada por la huella ibérica. Aquí se han encontrado restos de cerámica indígena y de producción romana, y como sonido ambiente no falta el eco de las gaviotas. Dan el punto al lugar. Son los sonidos que aportan a estos lares esa nota de paz.
Sobre este yacimiento que está siendo objeto de excavaciones desde el año 1983, y desde esta elevación, en la cima, se pueden admirar el delta del Ebro y en días luminosos hasta las islas Columbretes. Por el camino, a pie o pedaleando en bicicleta a tu aire, encuentras al paso construcciones religiosas como la Ermita de Nuestra Señora de la Misericordia y San Sebastián, los patronos de la ciudad (la visita también puede ser guiada).

 

Enchúfate unas botas y siéntete granjero por un día.

En medio de este paraje verde de gran belleza, a veces embadurnado de bruma a pesar del colorido del sol, merece la pena detenerse unos minutos y disfrutar al viento de esta quietud. Sentado simplemente desde una roca, se aprecia la llanura marítima y una original orografía a la vez que uno se emborracha del perfume natural con la fragancia que aportan los olivos, algarrobos y naranjos, elementos perennes de este paisaje mediterráneo.
En pleno campo, tampoco falta una simpática visita agrícola donde gente oriunda explica el proceso de cultivo y recogida de naranjas. (En plan agricultor y como parte de la excursión, es divertido perderse por el campo para buscar naranjas y sentir más de cerca el ambiente de la naturaleza).

 

"Momento náutico". Bucea a tus anchas

De norte a sur, se encuentran unas recónditas calas tranquilas y solitarias, como es "Cala Puntal", para disfrutar de este marco sereno de aguas cristalinas ideal para el buceo. Por la carretera de la costa, la playa de "El Fortí ",con 800 metros de arena, se extiende desde el muelle hasta la desembocadura del Río Cervol. Presenta unas características que hacen posible la práctica de numerosos deportes náuticos como el windsurf, moto de agua y el esquí acuático. Junto a la playa de Fora Forat, son las más frecuentadas debido a su gran belleza.
El Patronato Municipal de Deportes promueve además, todo tipo de prácticas deportivas y desde el Club náutico, cualquiera puede optar por un amplio abanico actividades como Vela, Yachting, piragua o canotaje. Para los que desean quedarse en tierra, existe un Polideportivo cubierto, un Club de Tenis, pista de squash y un frontón público. Los golfistas también tienen hueco, y a 10 km. de Vinaroz, el Campo de Golf Panorámica con sus 18 hoyos, ofrece unas instalaciones óptimas para aquellos que deseen demostrar su hándicap.

Fiestas

En agosto se celebran las Fiestas del Langostino donde calles y plazas se visten de gala para celebrar por todo lo alto esta tradición.
El 16 julio, los pescadores celebran la festividad de su patrona, la Virgen del Carmen. En la lonja, organizan una misa marinera y a continuación una tradicional procesión marítima donde se invita a todo el mundo a subir a las barcas.
Para los aficionados al tema taurino, Vinaroz cuenta con la Plaza de Toros más próxima al mar de todo el país, y es además el coso español que tiene el mayor de los ruedos: 44,5 m. de diámetro.
En el mes de febrero se celebran los carnavales, con los divertidos desfiles de las 33 comparsas, luciendo sus artesanos y brillantes trajes.

Uso de cookies de este sitio web

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la experiencia de uso de este sitio web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Cookies